Entrada destacada

DEPENDENCIA EMOCIONAL

Cuando no somos capaces de ser felices con nosotros mismos y sentimos que la soledad nos embarga, buscamos rápidamente a alguien con quien ...

Trastornos Psicológicos en la Vejez.


 

Los Trastornos psicológicos como las demencias, la depresión y la ansiedad afectan a las personas de la tercera edad cada vez con mayor frecuencia. Las causas de sus trastornos psicológicos son distintas y por ello su diagnóstico y tratamiento ha de tener muy en cuenta esta multicausalidad para tener éxito. Aspectos como la actividad del anciano, su personalidad, sus competencias sociales, su estado somático, su percepción o su capacidad de disfrute son variables que al anciano le afectan de una manera distinta que a la persona joven.

Aparición de la Depresión en la Vejez.-

Entre los factores que favorecen la aparición de depresión en la tercera edad, se encuentran los cambios biológicos o bioquímico-cerebrales, enfermedades y las limitaciones psicofísicas, además de los distintos acontecimientos desfavorables que va sufriendo a lo largo de la vida, como la pérdida de familiares y amigos, la jubilación que implica una pérdida económica y privación de status social y prestigio y el rechazo familiar, entre otros.
Si se hace el diagnóstico de depresión, el tratamiento con medicamentos o psicoterapia ayuda a que la persona deprimida recupere su capacidad para tener una vida feliz y satisfactoria.

Síntomas de la Depresión:


  • Síntoma básico es la tristeza vital, el anciano suele "enmascararla" con quejas relativas a síntomas físicos inespecíficos. El anciano con cierta frecuencia se queja de que la tristeza surge dentro o que se arraiga en el pecho o en el vientre, sin embargo, la depresión se puede diferenciar de un episodio de tristeza por la duración de tiempo.
  • Disminución de la capacidad para experimentar placer, felicidad o bienestar. El anciano ya no muestra interés alguno por sus ocupaciones favoritas, nada le ilusiona, nada le llama la atención.
  • Puede experimentar angustia en mayor o menor grado, acompañada de dolores de cabeza, diarrea, bolo esofágico, tensión muscular, agitaciones y dolores diversos inespecíficos.
  • Alteraciones del sueño, siendo el insomnio la más común
  • Puede encontrarse irritable, ya sea en un estado general de malhumor o simplemente intolerante ante motivos mínimos.
  • En la mayoría de los casos, los hombres pueden perder peso y apetito; mientras que en las mujeres se incrementa.


Características clínicas de las depresiones seniles.-

  • Agitación frecuente.
  • Ansiedad y quejas somáticas diversas.
  • Disminución de memoria, raciocinio y concentración.
  • Mayor riesgo suicida.
  • Humor deprimido
  • Rápida progresión de los síntomas
  • Comienzo del trastorno bastante preciso
  • Frecuentes respuestas de "no sé"


Demencia Senil.-


 La Demencia Senil se puede definir  como un síndrome mental orgánico que se caracteriza por un deterioro de la memoria a corto y largo plazo, asociado a trastornos del pensamiento abstracto, juicio, funciones corticales superiores y modificaciones de la personalidad
Todas estas alteraciones son lo suficientemente graves como para interferir significativamente en las actividades de relación, laborales o sociales.
Aparecen como rasgos asociados a la demencia: ansiedad, síntomas obsesivos, aislamiento social, ideación paranoide o celotipia y vulnerabilidad incrementada al estres.
La edad de comienzo de la demencia senil es después de los 65 años, aunque existe otra demencia de inicio presenil.
El curso de acuerdo con la terapéutica puede ser, progresivo, estático o reversible (hipotiroidismo, hematoma subdural, hidrocefalia normotensiva).
Según la etiologia puede ser de inicio brusco y curso estable (enfermedad neurológica), de inicio insidioso y curso lentamente progresivo (enfermedad degenerativa) y de inicio y curso lentos (tumores, hematoma subdural, metabolopatias, etc.)
El deterioro del estado general es variable. Leve, cuando conserva la capacidad de independencia, con un juicio relativamente intacto y una adecuada higiene personal; moderado, cuando necesita algún grado de supervisión y grave, cuando necesita supervisión continua, con estado vegetativo.
A lo largo de la evolución de la enfermedad aparecen una serie de complicaciones, auto y heteroagresividad, delirio, traumatismos, infecciones diversas, desorientación temporoespacial, etc. Destacando la demencia tipo Alzheimer como la más común.

Los síntomas de la demencia se pueden clasificar en :


1.- Cognoscitivos o neurológicos:
Amnesia, afasia expresiva y receptiva, apraxia, agnosia, trastornos del aprendizaje, desorientación, convulsiones, contracturas musculares, alteraciones de los reflejos, temblor, incoordinación motora.
2.- Funcionales:
Dificultad para caminar, comer, asearse, vestirse, realizar las tareas del hogar y en general las de la vida diaria.
3.- Conductuales:
Reacciones catastróficas, cuadros de furor, episodios maníaco-depresivos, violencia, apatía, vagabundeo, trastornos del sueño, lenguaje obsceno, alucinaciones, ideación delirante, robos, paranoia, trastornos del juicio, conductas paradójicas, trastornos sexuales, inadaptación social, trastornos de personalidad, acatisia.
4.- Síntomas asociados:
Delirium, alteraciones sensoriales (auditivas, visuales, gustativas, olfativas), con otras patologias (cardiopatías,artritis, artrosis, diabetesosteoporosis).


Alzheimer.-


Entre las demencias neurodegenerativas, la más frecuente es la enfermedad de Alzheimer. Las pérdidas graduales de memoria y atención se acompañan de afasia, apraxia, agnosia y alteraciones de la percepción visual espacial; este cuadro sintomático se completa con las alteraciones emocionales, inestabilidad psíquica y cambios de la personalidad propios de los estadíos avanzados.
Relacionado con este cuadro se han descrito varias alteraciones patológicas entre las que destacan una marcada atrofia de la corteza cerebral, la pérdida de neuronas corticales y subcorticales, la formación de placas seniles
Obviamente, estos cambios profundos de la cognición y la personalidad deben estar asociados a una pérdida de eficacia de la neurotransmisión en varias sinapsis y centros cerebrales.
Las demencias en general y la enfermedad de Alzheimer en particular se caracterizan por el deterioro progresivo de las facultades físicas y mentales de los pacientes que conducen a una situación de total dependencia de una tercera persona para poder subsistir. Por ello, cuando una persona padece Alzheimer, toda la familia sufre la enfermedad en mayor o menor medida.
Aparecen numerosos problemas relacionados, por ejemplo, con el aseo, la alimentación, la incontinencia de esfínteres, el sueño nocturno o la disposición del hogar.

Síntomas de la enfermedad de Alzheimer:

  • Alteraciones en el aseo
  • Alteraciones en la alimentación
  • Incontinencia de esfínteres
  • Alteraciones en el sueño nocturno
  • Alteraciones en el reconocimiento de personas o lugares
  • Conductas paranoides.


Tratamiento Cognitvo-Conductual.-


El tratamiento cognitivo-conductual  es el más eficaz para los trastornos psicológicos del anciano y utiliza técnicas como la reestructuración cognitiva, el entrenamiento neuropsicológico, el entrenamiento en competencias sociales o la psicoestimulación centrándose específicamente en el paciente y sus necesidades concretas.

Tipo de Terapia Plausible.-


La investigación científica reciente indica que la psicoterapia breve es efectiva para reducir a corto plazo los síntomas de la depresión en personas mayores. La psicoterapia también es útil cuando los pacientes ancianos no pueden o no quieren tomar medicamentos.

dtyjdtyjdfghj