Entrada destacada

DEPENDENCIA EMOCIONAL

Cuando no somos capaces de ser felices con nosotros mismos y sentimos que la soledad nos embarga, buscamos rápidamente a alguien con quien ...

miércoles, 5 de junio de 2013

Disfunciones Sexuales Femeninas

LAS DISFUNCIONES SEXUALES FEMENINAS.

El término Disfunciones hace referencia, al igual que en el caso de los  hombres, a la alteración de una o más de las fases de la respuesta sexual. Estas fases son, deseo, excitación, orgasmo y resolución. Las principales disfunciones femeninas son, la apatía sexual, Anorgasmia, dispareunia, vaginismo. Se pueden presentar de forma permanente o pasajera y pueden afectar a cualquier fase de la respuesta sexual.
El 37’9% presenta Inhibición del Deseo Sexual y el 16’5% corresponde a Vaginismo y Dispareunia.
Cuando hacemos referencia a la Apatía Sexual nos estamos refiriendo al DSI. (deseo sexual inhibido) es uno de los trastornos sexuales más frecuentes y se encardina dentro de las dos primeras fases del desarrollo de la actividad sexual, atracción y excitación… no se tiene interés por el sexo, no hay atracción sexual o no existe ninguna excitación sexual. Hay un desinterés generalizado por cualquier situación que implique alguna situación sexual; pensamientos, ensoñaciones, fantasías sexuales, poca atención al material erótico, falta de percepción del atractivo de las personas y ausencia de sensación de frustración si no se puede realizar algún tipo de actividad sexual..
Se distingue dos tipos de DSI o DSIselectivo es decir, la falta de deseo hacia una pareja en concreto. El DSI, presenta variaciones importantes, desde personas que manifiestan una ausencia de interés en el sexo, pero son capaces de responder a los estímulos de la pareja y experimentan excitación y orgasmo, hasta las q están desinteresadas en iniciar la actividad sexual y además, rechazan las aproximaciones sexuales de su pareja.
Por qué se produce DSI? Pasan por ser disfunciones fisiológicas, psicológicas y psicosociales. Cuando el DSI es primario, hay que verificar que no existe un problema biológico pues pueden existir anomalías orgánicas (carencias hormonales, hipogonadimo, insuficiencia renal, ingestión excesiva de alcohol, drogas, fármacos) aunque en la mayor parte de los casos, los problemas implican causas psicológicas (estados depresivos, bajo nivel de autoestima, ansiedad…). En cuanto a las consecuencias secundarias, suelen ser resultado de las experiencias y dificultades en la relación de pareja, como secuelas de las discusiones o luchas de poder, traumas sexuales anteriores (violaciones, embarazos no deseados, depresiones, desengaños amorosos…)
Hay que tener en cuenta el “aburrimiento sexual”, la reiteración y rutina en las conductas y hábitos sexuales pueden llevar a tal grado de cansancio y aburrimiento que haga disminuir el deseo de forma selectiva o bien de forma absoluta. En este caso es muy importante cambiar los hábitos sexuales. Atender al síntoma psicológico puesto que a medida que se vaya mejorando dicho síntoma, el DSI irá remitiendo.
La Anorgasmia Femenina, se define como la dificultad para alcanzar el orgasmo, existen diferentes tipos. Anorgasmia primaria, secundaria y situacional. En la primaria encontramos a ese grupo de mujeres que nunca han conseguido tener un orgasmo; la secundaria se ha conseguido tener un orgasmo en el pasado pero actualmente es imposible y situacional no se consigue el orgasmo en determinadas situaciones o condiciones como por ejemplo, la Anorgasmia coital, las mujeres son incapaces de conseguir el orgasmo durante el coito pero si lo consiguen con otros tipos de actividad sexual.
Es frecuente que a mujer no consiga el orgasmo, si la única estimulación que recibe es durante el coito por lo que se podría hablar de distintos factores que pudieran estar interviniendo en esta disfunción, desde la falta de una estimulación adecuada, fatiga física, tensión o características situacionales. En cuanto a la problemática orgánica se podría hablar de diabetes, alcoholismo, trastornos neurológicos, estados de carencia hormonal, lesiones pélvicas, desgarros…así como, fármacos antihipertensivos, drogas, tranquilizantes. El tratamiento psicológico en los casos de Anorgasmia psicológica va desde disminuir el trastorno psicológico a través de técnicas adecuadas para ello D.S o Relajación y a través de la información educacional adecuada, cambio de actitud frente al sexo.
La siguiente disfunción es La Dispareuni o Coito Doloroso. Aparece dolor durante el coito bien al principio, a lo largo o al final del mismo. Este dolor puede implicar sensaciones de ardor, quemazón, contracción o dolor cortante y su localización puede estar en la parte externa de la vagina, en la parte interna o en la región pélvica y abdominal. La frecuencia del dolor es variable, pueden presentarse con regularidad aunque lo más habitual corresponde a pocas veces al año. Las causas de la Dispareunia normalmente, suelen ser orgánicas. Cualquier estado físico que perjudique a la lubricación vaginal puede producir molestias durante el coito. Fármacos como los antihistaminicos, antigripales o la marihuana favorece la Dispareunia, la diabetes, infecciones vaginales, estados carenciales de estrógenos…
Y finalmente el Vaginismo que se define como la contracción automática de los músculos del tercio inferior de la vagina que tiene lugar cuando se intenta la penetración. El vaginismo puede darse aún cuando la mujer responda de manera adecuada a la excitación sexual y goce con el juego sexual. El por qué se produce vaginismo, lo más frecuente es un reflejo aprendido o condicionado por alguna situación anterior. Se asocia una experiencia de dolor ante algún tipo de situación sexual  anterior. Y normalmente de forma psicológica subyace el miedo al dolor, fantasías traumáticas por lo que es necesario tratar desde el inicio del síntoma.