Entrada destacada

DEPENDENCIA EMOCIONAL

Cuando no somos capaces de ser felices con nosotros mismos y sentimos que la soledad nos embarga, buscamos rápidamente a alguien con quien ...

miércoles, 5 de junio de 2013

Superación de una Ruptura Sentimental


¿POR QUÉ NOS CUESTA TANTO SUPERAR UNA RUPTURA?


Debemos tener en cuenta, que cuando iniciamos una relación ponemos grandes expectativas en la misma. Creemos que ha llegado la persona adecuada para pasar momentos inolvidables. Y damos todo aquello que queremos que nos aporten, no valoramos si estamos recibiendo lo mismo que damos, todo en principio nos parece perfecto. Nos enamoramos de su risa, de su forma de ser….pero llega un momento de esa relación que se produce un click, un apagón…y cuando nos despertamos ya todo no es tan maravilloso, hay reclamos, se quieren imponer los gusto o hábitos a la otra parte de la pareja, muchas veces nos callamos lo que no nos gusta, no somos sinceros y comienza la monotonía. Son errores que se comenten sin darse cuenta y que llevan a un desgaste de la relación. Es ahí donde se producen dos resultados, se habla de lo que está ocurriendo y se retoma de forma factible o bien la relación se termina. Para una de las partes de la pareja, la relación ya no es importante, se ha convertido en algo q no quiere y se produce la ruptura. La persona que rompe, toma una decisión que le produce dolor, en el proceso de  toma de decisión ha valorado lo que necesita en su vida y lo que quiere. Y lo que ve en la otra parte, ya no le estimula. Y a pesar de ese dolor, que se atenúa mucho más rápido que en la otra parte, rompe. Es aquí, donde el otro componente de la pareja debe entender la situación que se le presenta. Asimilando que es una ruptura y que no tiene visos de vuelta o bien, auto-generándose frustración porque lo que quería se va, y no se recupera. Cuando no aceptas que la relación se ha roto, son las expectativas que has puesto en la relación lo que te llevan a luchar por una relación que no resulta tan satisfactoria, no quieres echar por la borda el tiempo invertida en ella. Y sigues hasta que te das cuenta que el sufrimiento es mayor que la satisfacción y se rompe la relación, con un desgaste personal muy alto. Que normalmente lleva, a tener grandes dificultades para iniciar otra relación estable y satisfactoria.
O bien, te acostumbras a pedir tan poco de una relación que te conformas con lo que recibes. Realmente, existe una dependencia emocional muy fuerte de la otra parte. Lo que está claro es que la dependencia es muy fuerte. Ya sea porque verdaderamente se siente, que sin esa persona no te sentirías feliz, porque no quieres estar solo/a, porque volver a empezar tiene un coste muy alto…
No cabe duda que cuanto más lazos de unión existan en una relación, más costosa es la ruptura y por supuesto la reorganización de la vida.
El proceso de asimilación de la ruptura dura alrededor de 6 meses a 24 meses aunque si bien hay que tener en cuenta, que por cada año de relación se tarda un mes para sacar emocionalmente a esa persona de nuestras vidas. Por eso es tan complicado, superar separaciones después de pasar más de 40 años juntos, pero es posible.
Es importante tomar el tiempo de duelo como un proceso de autoanálisis y de análisis de la situación, entender los errores cometidos. Y comprender que aunque la relación de pareja es una, la pareja es una entidad compuesta por dos personas que se suman para formar una entidad, no se anulan.
Errores a tener en cuenta:
·        Imponer al otro los gustos y hábitos propios. Hay que respetar los gusto y hábitos de la otra persona. Esos gustos/hábitos estaban ya cuando le conociste, pertenecían a su forma de ser.
·        Cambiar la personalidad de tu pareja. Llegará el momento en el que la persona se revela porque su forma de ser no es la que se le quiere imponer. Además, cómo era cuando le conociste?
·        No expresar ni los deseos ni las necesidades. Nadie es adivino, se necesita explicar lo que se quiere, lo que gusta/agrada o lo que no siempre, con sinceridad.
·        Complacer a la pareja continuamente. Es necesario aprender a decir no.
·        Evitar la monotonía. Es importante buscar actividades que estimulen a ambos, innovar.