Entrada destacada

DEPENDENCIA EMOCIONAL

Cuando no somos capaces de ser felices con nosotros mismos y sentimos que la soledad nos embarga, buscamos rápidamente a alguien con quien ...

sábado, 31 de agosto de 2013

NIÑOS DIFICILES, PADRES DIFICILES. PADRES DIFICILES, NIÑOS DIFICILES?


Actualmente cuando hablamos de niños difíciles, imaginamos situaciones límites donde los niños son agresivos físicamente, verbalmente...donde el menor expresa todo lo que siente a través de palabras soeces, o de patadas, golpes a las cosas o de conductas auto-lesivas. A nadie se le ocurre pensar en esos niños, que no muestran lo que sienten, que permanecen apartados, que pocas veces hablan y que cuando lo hacen utilizan palabras ambiguas, neutras o de insatisfacción ante todo y todos.
En ambos casos entendemos, que tanto los padres como la sociedad en si, tienen gran parte de culpa de dichas conductas. Son ellos los que educan, son ellos los que deben mantener en equilibrio la mente del menor para que se de una evolución/socialización del menor favorable.
Pero y cuando ni los padres, ni sistema educativo, tienen las herramientas adecuadas para que el menor se socialice....que hacer entonces.....seguimos pensando que es por una inadecuada educación de los padres. Como breve ejemplo un extracto de una entrevista realizada a una madre en consulta; la madre nos comenta así " X desde que tenía 12 meses empezó a ir a la guardería, yo trabajo y mi marido también, y los turnos no nos cuadraban para cuidar de X. Al principio todo parecía normal y cuando digo al principio, hablo de las primeras semanas. Estábamos contentos porque podíamos ir a trabajar sin agobios y demás, mi suegra podía recoger a la niña de la guardería, quedaba cerca de su casa. Pero al mes de ir X a la guardería empezaron las llamadas de atención de la directora a los padres, nos preguntaba como se comportaba la niña en casa, le decíamos que se cogía pequeñas rabietas de llanto pero que claro, considerábamos que eran normales, debido a la edad, sólo 12 meses. la directora preocupada empezó a relatarnos que X, le tiraba de los pelos a los otros niños, (hay que destacar que X era bastante autónoma, caminaba bastante firme y decía sus primeras palabras)y que lloraba insistentemente cuando no conseguía lo que quería.En otra ocasión a las pocas semanas, nos volvió a llamar para decirnos que X había mordido en la cara a otra niña para quitarle el juguete...a los tres meses X, estaba fuera de la guardería porque para la directora la situación era insostenible. Su abuela paterna, se encargó de cuidarla hasta que comenzó las escolarización". La pregunta sería, ¿es en estos casos una deficiente educación paterna la que hace que esta niña, se comporte de forma inadecuada y por otra parte, ha sido adecuada la conducta de la directora de la guardería?.
Hay que destacar que X, acabó en la consulta debido a una inminente expulsión del colegio a la edad de 9 años. Después de estar 6 meses en consulta se evidenció un cambio importante en ella y una generalización de las conductas adecuadas, a otras áreas de su vida.

Las pautas que se siguieron fueron sencillas, cambio en el comportamiento de la menor a través de por una parte la extinción de la conducta problema "te retiro cosas que te gustan cada vez que haces una conducta negativa"  y por otra parte el reforzamiento diferencial de otras conductas, en pocas palabras "te aplaudo las cosas que haces bien". Cuando se extinguió la conducta problema, se seguía con el reforzamiento de conductas positivas para anclar las mismas. Se entrenó a los padres sobre este sencillo método y se explicó en el colegio tanto a profesores como director la terapia que se realizaba con la menor.

En otra ocasión, en consulta una madre explicaba su grado de insatisfacción en la educación de su hijo. Se sentía incapaz de "meterlo por vereda" relataba las faltas de respeto, el mal vocabulario, las malas conductas...en general con toda la familia pero en el colegio, se comportaba "asombrosamente" de forma adecuada.....después de hacerle varias entrevista, tanto a la madre como al padre y al menor, se observó las llamadas de atención constante del menor por una parte hacia su madre, por su incapacidad de tener unas pautas de crianza adecuadas y por otra parte hacia su padre, llamadas de atención de afecto. En este caso se establecieron pautas educativas para los padres, muy implicados en las mismas. Se ha visto un cambio considerable en la conducta del menor.

Resumiendo podemos decir, que en muchas ocasiones, los menores generan conductas difíciles en los padres al no saber solucionar, esas actitudes difíciles de los hijos. Recurriendo en la mayoría de los casos por parte de los adultos a conductas imperativas "tu haces ésto porque a mi me da la gana y punto", "no sales" e incluso en ocasiones conductas agresivas físicamente. Y en otras ocasiones, las conductas difíciles de los padres genera niños difíciles....con lo cual podemos decir que en la mayoría de las ocasiones lo que sucede es un reflejo de lo que observamos, de lo que interpretamos de la conducta de los demás. Desde bebes tenemos un radar que sabe donde están los límites, y siempre siempre vamos a intentar sobrepasarlo, está en los otros decir hasta aquí.....