Entrada destacada

DEPENDENCIA EMOCIONAL

Cuando no somos capaces de ser felices con nosotros mismos y sentimos que la soledad nos embarga, buscamos rápidamente a alguien con quien ...

sábado, 31 de agosto de 2013

LA VUELTA AL COLE, COMO AFRONTARLA

La vuelta al cole supone un stress añadido a la vida cotidiana de cualquier familia. Primero debemos preocuparnos por adaptarnos antes de que finalicen las clases, para saber que hacemos con nuestros hijos durante el período en el que los infantes están sin clases y nosotros trabajando y segundo que los niños, no se aburran en dicho período con lo cual, estamos corriendo de un lado a otro procesando información cual ordenador, radar...para saber donde poder ubicarlos. En estos momentos, la tensión se acumula en nuestras cervicales, en nuestra cabeza, intentamos a través del ejercicio, desviando la atención que no nos ocupe todo el tiempo hasta que finalmente damos con la solución perfecta y desconectamos. Cuando hemos logrado sobrevivir a esta batalla que suele durar alrededor de mes, mes y medio. Comienza una nueva fuente de stress, se acaban las vacaciones y los nenes, de vuelta al colegio. Corriendo nuevamente de un lado a otro en busca del material escolar, ropa para el cole, reorganizar nuevamente los horarios....dura aproximadamente 15 días. Finalmente, vuelven al cole y estamos otros 15 días intentando adaptarnos a los nuevos horarios.
Durante dos meses aproximadamente antes y después del periodo vacacional, estamos en estado de alerta alto (stress)generando incluso situaciones de angustia que finalmente salen a la luz, cuando dejamos de preocuparnos, comenzamos a sentir que estamos agotados, cansados que necesitamos unas vacaciones para recuperarnos de esta situación. Todo este estado de alerta genera en la mente y en el cuerpo reacciones que pasan fronteras (las fronteras del propio cuerpo) y van recalar en la mente del que nos rodea, nuestros hijos. La mente de estos niños, que son como esponjas que todo lo absorben, el stress hace mella en sus delicadas cabezas y cuerpos, no duermen, no comen bien, se les nota agitados, ansiosos.....y en muchas ocasiones vuelta al cole, vuelta a los resfriados, por las bajadas de las defensas; consecuencia de lo anteriormente expuesto.
Así que, si normalmente debemos ser cuidadosos con las ondas que emitimos hacia los demás (si te levantas con una sonrisa todos los días, el sol brillará para ti todo el día)máxime cuando tenemos hijos. 

Debemos como adultos cuidar en la medida de lo posible,


  1. El vocabulario que tenemos en casa (date prisa, ponte la ropa, desayuna!, se nos va a ser tarde...)
  2. Realizar un horario razonable para no andar con prisas
  3. Colocar la tarde/noche anterior todo lo que se va a llevar nuestro hijo al cole. Lo mismo sucede con nosotros
  4. Las horas de descanso, que se lleven a cabo de forma pautada y siempre las mismas entre semana
  5. las horas de alimentación e higiene deben realizarse con tiempo, de forma relajada y pausada. Ello nos permitirá estar el resto del día activos pero no nerviosos.
En definitiva, gestionar nuestro tiempo de forma eficiente. Es posible!