Entrada destacada

DEPENDENCIA EMOCIONAL

Cuando no somos capaces de ser felices con nosotros mismos y sentimos que la soledad nos embarga, buscamos rápidamente a alguien con quien ...

jueves, 24 de octubre de 2013

Stress y Deseo Sexual

Estrés y Apatía Sexual

Qué es el stress.

El estrés es la respuesta automática y natural de nuestro cuerpo ante situaciones que nos resultan amenazadoras, desafiantes, nocivas o desagradables y consiste, en una movilización de recursos fisiológicos y psicológicos, para poder afrontar tales demandas.Es un proceso de interacción entre los eventos del entorno y nuestras respuestas cognitivas, emocionales y físicas. Cuando la respuesta de estrés se prolonga o intensifica en el tiempo, nuestra salud, nuestro desempeño académico o profesional, e incluso nuestras relaciones personales o de pareja se pueden ver afectadas.

Qué es el deseo sexual.

 Es una emoción, un impulso, una fuerza que nos moviliza a tener encuentros íntimos con otras personas. Nos motiva a relacionarnos, a compartir intimidad, a mantener relaciones afectivas y sexuales, a
disfrutar , a sentir placer...Junto con la atracción y el enamoramiento, forman lo que se conoce como sentimientos.

Cuando Stress y Deseo sexual se encuentran, qué sucede.

Se produce paulatinamente una disminución del deseo sexual apareciendo lo que se conoce como "Apatía sexual", inapetencia sexual. El stress, puede ir matando la líbido, de manera lenta y gradual, es un "asesino concienzudo" de la sexualidad. 

La causa principal,

 Se encuentra en la testosterona, principal agente del deseo sexual. Si la Testosterona disminuye, disminuye el deseo (la libido) pero importante además es que, el aumento del stress hace que el cortisol aumente (otra hormona) que produce represión de la mayoría de las funciones orgánicas. Podemos decir entonces que, la apatía sexual es "Cuestión de hormonas". Siempre que aparecen síntomas de apatía sexual en hombres que solían tener la libido alta, hay que prestar atención al cansancio y la fatiga pues, hacen que las ganas de mantener relaciones sexuales disminuyan notablemente.
La acumulación de tensión produce bloqueos, por lo que se favorece la apatía y se inhibe la respuesta sexual. Resumiendo decir, que el stress influye en la satisfacción de las relaciones sexuales, puesto que para disfrutar del placer, es necesario dejarse llevar por las sensaciones, por el momento. Es importante tener en cuenta que, no sólo el stress influye en la disminución del deseo, existen otros factores como la rutina, la falta de entendimiento entre la pareja....todo este conjunto de variables producirá que nuestras relaciones íntimas cada vez sean menos importantes y menos satisfactorias.

Solución al Estrés y a la disminución Sexual.

Es necesario tener en cuenta que mantener el cuerpo en movimiento es importante con lo que, hacer ejercicio es una forma natural de mantenernos activos de aumentar respuestas antagonistas al estrés. Si nos mantenemos en movimiento, disfrutando de lo que hacemos, respirando lentamente, viviendo el momento de un paseo, de tomar un café...no estamos pensando en los factores que nos producen estrés. Necesario pues, buscar actividades que nos gusta hacer y que nos producen satisfacción y por supuesto, tomar la actividad sexual como un placer añadido a la vida, no como una carrera de obstáculos.