Entrada destacada

DEPENDENCIA EMOCIONAL

Cuando no somos capaces de ser felices con nosotros mismos y sentimos que la soledad nos embarga, buscamos rápidamente a alguien con quien ...

martes, 29 de octubre de 2013

Stress y Personalidad

Estrés y Formas de Afrontarlo.



Las situaciones estresantes pueden ser positivas o negativas. Ambas pueden provocar que nuestro organismo movilice parte de sus recursos para poder

hacer frente a las demandas que nos exige el medio. Existen variables como por ejemplo las situacionales que pueden provocar estrés añadidas éstas a las características de personalidad van a ser que nos comportemos de una forma u otra. De ahí que se pueda catalogar la personalidad en función de como afrontamos el stress.

Algunas variables situacionales estresantes.

  • Situaciones trascendentales para la persona. 
  • Que impliquen cambios significativos. 
  • Que obliguen a sobre-funcionar para adaptarse a ellos. 
  • Situaciones Novedosas....entre otras. 
Y además existen las variables de personalidad que van a producir un tipo de conducta u otra.

La Personalidad.

La personalidad es el modo de afrontar la vida, el modo habitual de ser, pensar, sentir y actuar. Es cómo me ven los demás y cómo me veo a mi mismo, son patrones característicos y distintivos de pensamientos, de sentir, de actuar que definen el estilo de persona.. La personalidad es el reflejo de lo habitual, no de lo excepcional, cubre todo lo conocido y desconocido de una persona, no es un concepto estático sino dinámico, sometido a todos los cambios posibles en la estructura de la persona que se den.
Atendiendo al stress y a la personalidad podemos decir que existen tres patrones de personalidad.

Personalidad tipo A.

Es el patrón de conducta de personas que luchan por alcanzar objetivos mal definidos, en el menor tiempo posible y en contra de circunstancias adversas. Está relacionado con la prevalencia-incidencia de enfermedades coronarias, factores de riesgo coronarios independientes. Predice la aparición de un nuevo infarto. Este tipo de personalidad favorece la aparición de enfermedades cardio-vasculares. Presentan el doble de probabilidad de sufrir un infarto que las personas que no presentan este tipo de personalidad.

Características de la Personalidad Tipo A

  • Competitiva. 
  • Dinámica. 
  • Perfeccionista. 
  • Activa. 
  • Excesiva responsabilidad. 
  • Impacientes. 
  • Inquietos. 
  • Incapaz de delegar funciones. 
  • Ve en el entorno una amenaza constante. 
  • Alto nivel de actividades. 
  • Dificultad para descansar. 
  • Cree que hace las cosas mejor que los demás. 
  • Conductas compulsivas. 
  • Mide el éxito personal en números. 
  • Se impacienta al ver que otros hacen cosas que él puede hacer mejor y más rápido. 
  • Pestañea o levanta las cejas rápidamente como un tic. 
  • Movimientos automáticos y repetitivos de dedos, pies, rodillas. 
  • Comen rápidamente. 
  • Fácilmente irritables. 
  • Trabajan horas extraordinarias. 
  • Voz fuerte y vigorosa. 
  • Habla tensa y y respuestas concisas. 
  • Habla recortada, fallando en la pronunciación final de las palabras. 
  • Habla rápida y aceleración final de una frase larga. 
  • Interrupciones frecuentes al interlocutor. 
  • Habla apresurada en la forma de “si, si” o “um, um” o por movimientos de cabeza en respuesta al interlocutor. 
  • Dificultad para estar sentado y no hacer nada. 
  • Hace fetiche de llegar siempre a hora. 
  • Juega competitivamente a todos los juegos. 
  • No se interesa en el ambiente o en obras de arte. 
  • Apresura el discurso de los demás. 
  • Se pone ansioso en forma exagerada al esperar un turno en una cola. 
  • Realiza exageradas gesticulaciones al hablar. 
  • Búsqueda obsesiva de metas mal definidas. 
  • Necesidad de obtener reconocimiento y progreso. 
  • Habla y se mueve de prisa con una postura firme. 
  • Egocentrismo, hostilidad, cinismo. 
  • Programación de cada vez mas actividades en menor tiempo. 
  • Expresión general de vigor, energía, vigilancia y confianza. 
  • Motivación por el logro. 
  • Agresivos. 
  • Excesiva implicación laboral 

Personalidad tipo B:


Otra forma de enfrentarse a la vida nos protege ante el estrés y nos ayudan a crecer como personas. Es la llamada personalidad resistente o tipo B.

Características de la Personalidad Tipo B


  • Expresión general de relajación, calma y atenta quietud. Postura apacible y caminar moderadamente lento. 
  • Voz suave. 
  • Respuestas extensivas y divagantes. 
  • Sin evidencia de habla recortada. 
  • Respuestas verbales moderadamente lentas. Sin aceleración al final de la frases. 
  • Un habla un poco monótona no explosiva. 
  • Raramente interrumpe al hablar. 
  • Habla no apresurada. 
  • Reacciones no vehementes a cuestiones relacionadas con la utilización del tiempo. 
  • Nunca usa gestos para enfatizar su habla o las utiliza suavemente. 
  • Raramente suspira a menos que este hiper-ventilando y ligeramente ansioso. 
  • La hostilidad se observa raramente. Las distintas situaciones de la vida no se ven como amenazas sino como retos, desafíos que proporcionan oportunidades de desarrollar capacidades y de aprender. 
  • Se adaptan bien a los cambios. 
  • Personas flexibles. 
  • Toleran bien la novedad y la ambigüedad. 
  • Afrontan las situaciones sin miedo, convencidas de que la experiencia les va a enriquecer. 
  • Satisfechas consigo mismas. 
  • Disfrutan y saborean su trabajo. 
  • Seguras y confiadas en su propia capacidad y competencia para hacer frente a las situaciones. 
  • Perciben menos situaciones amenazantes y, si realmente lo son, reducen sus efectos negativos. 
  • Ausencia de respuestas enfáticas de una sola palabra. 

Estilos de afrontamiento.

Son elementos moderadores de la relación entre la situación y la aparición del estrés y sus consecuencias. 
El afrontamiento es el intento de extraer recursos de la falta de recursos. Es entendido como los esfuerzos, tanto cognitivos como conductuales , que hace el individuo para hacer frente al estrés , es decir, para manejar tanto las demandas externas o internas generadoras del estrés , como el estado emocional desagradable vinculado al mismo. 

Estrategias de afrontamiento del estrés,

Confrontación: acciones directas y en cierto grado agresivas para alterar la situación. Ej. Insultar a alguien que intenta colarse en la cola del cine. 
Distanciamiento: esfuerzos para separarse de la situación tratando de olvidarse del problema o negándose a tomarlo en serio. Ej. Alguien intenta colarse en el cine y tú te comportas como si esto no estuviera ocurriendo. 
Autocontrol: esfuerzos para regular los propios sentimientos y acciones guardando los problemas para uno mismo y procurando no precipitarse. Ej. Se cuelan en el cine y tu en vez de decirla nada intentas respirar profundamente para regular la ira que estas sintiendo en ese momento. 

Búsqueda de apoyo social: acciones para buscar consejo, información o simpatía y comprensión de alguna persona. Ej. Hablar con la persona delante de ti de la cola del cine y decirle “ese señor se esta intentando colar”. 

Aceptación de la responsabilidad: el reconocimiento de la responsabilidad del problema muchas veces implica culparse, criticarse a sí mismo, reconocerse causante del problema, etc. Ej. Esa persona se esta colando porque yo me he despistado y no me he acercado más al que esta delante de mí en la fila, ¡soy un desastre!
Huida/evitación de la situación del estrés: implica quedarse parado ante una situación esperando que ocurra un milagro. Puede que la persona con esta estrategia evite el contacto con la gente o tome alcohol o drogas. Ej. Esperar que alguien haga algo cuando una persona se intenta colar en el cine. 

Planificación: esfuerzos para alterar la situación que implican una aproximación analítica a esta. Normalmente se establece un plan de acción y se sigue, intentando cambiar algo para que las cosas mejoren. Ej. Hablar con otras personas que esperan en la cola y entre todos decirle a la persona que no le van a dejar colarse, y que es mejor que se ponga a la cola.
Reevaluación positiva: esfuerzos para crear un significado positivo de la situación estresante centrándose en el desarrollo personal. Esta estrategia modifica la forma de vivir la situación sin cambiarla objetivamente. Ej. Pensar “quizá el hombre se sienta solo y se sienta mal esperando la cola mientras observa que todos venimos acompañados; lo dejaremos, peor está él que nosotros. 

Valores, Creencias y Actitudes.


Los valores, creencias y actitudes (rígidas, irracionales y disfuncionales) sesgan (la realidad y los recursos) con la tendencia a percibir más graves las experiencias e infravalorar los recursos de afrontamientos personales. En contraposición, la valoración objetiva de la situación y de los recursos personales, ayudan a reducir el valor amenazante de múltiples situaciones potencialmente estresantes con independencia de los valores, creencias y actitudes. En otras ocasiones, corregir, modificar los valores, creencias y actitudes rígidas será lo más apropiado.

Apoyos Sociales.

Podríamos clasificarlos en, Apoyo social percibido (puede ayudar a amortiguar experiencias estresantes.) y apoyo social real.

Ambos

  • Reducen trascendencia global y amenazante a la situación.
  • Aumentan la motivación de la personas por los retos de superar la situación. 
  • Aumentan la autoconfianza.de los propios recursos. 
  • Ayuda a controlar el estrés. 

Recursos y habilidades de afrontamiento: 

  • Dinero. 
  • Instrumentos. 
  • Programas de entrenamiento. 
  • Deporte. 
  • Alimentación. 

Aspectos personales implicados en la respuesta de estrés

Cognitivos, la forma en el que el individuo percibe su medio o filtra y procesa la información de éste, evaluando si las situaciones deben ser consideradas como relevantes o irrelevantes, amenazantes o inocuas…, determinará en gran medida la forma de responder de ese sujeto a esa situación y el modo en que se verá afectado por el estrés.
Evaluación automática inicial para una reacción ante el stress.

Provoca una respuesta automática de modo inmediata.

Respuesta de Orientación (RO) a estímulos novedosos o a cambios no nocivos para el individuo.

Respuesta de Defensa (RD) es emitida ante estimulación intensa o bien ante estímulos emocionalmente intensos.

Valoración primaria. 


Valoración de las demandas de la situación. Implica un procesamiento controlado que actúa posteriormente.
El organismo valora las demandas de la situación y produce cambios en consecuencia en función de su propia evaluación de la misma. 
Analiza si la situación contiene algo que pueda afectarle, producir daño o beneficio tanto para la integridad biológica, como para los valores u objetivos personales. 
La forma en que se valore el medio determinará de manera importante la posterior respuesta de afrontamiento del organismo.

La historia personal, los aprendizajes y experiencias anteriores pueden determinar esta valoración y, en consecuencia, la respuesta del organismo.

Tres tipos de valoración del medio y sus demandas.

  • Irrelevante.
  • Benigno- positiva. Estresante:
  • Daño o perdida: hace referencia a aquellos casos en los que el individuo ha recibido ya un perjuicio ( lesión, perdida de un ser querido…..). 
  • Amenaza: se refiere a aquellos casos en los que se prevén daños o perdidas, aunque todavía no han ocurrido y se puede tratar de solucionarlo o afrontar la situación de manera anticipada. 
  • Desafío: implica la previsión anticipada de situaciones de daño o pérdida, como la amenaza, pero a diferencia de ésta se acompaña de la valoración de que existe fuerzas o habilidades suficientes para afrontarlas con éxito y pueden obtenerse ganancias. 

Valoración secundaria:


Valoración de las habilidades para hacer frente a la situación.
Cuáles son mis habilidades o capacidades para hacer frente de manera efectiva a esta situación. 
El resultado de esta valoración esta muy determinado por la valoración primaria, pero también por las conductas o habilidades para afrontar las situaciones de las que dispone la persona. 

Selección de la respuesta:

El organismo selecciona las posibles respuestas a las demandas percibidas, decidiendo cuáles de ellas debe utilizar. 

  • Especificas: para la situación concreta 
  • Generales: para una amplia gama de situaciones. 

En algunos casos es posible que no se disponga de ninguna respuesta, ni especifica ni general, para hacer frente a la situación y debe así mismo decidir que conducta llevar a cabo, debe arriesgar una nueva respuesta, hasta permanecer pasivo tratando de aguantar o soportar la situación. 

Movilización de los recursos.

Aspectos motores:

  • Enfrentamiento (ataque). 
  • Huida/ evitación. 
  • Pasividad (colapso). 

Las dos primeras implican intensa activación fisiológica con una importante liberación de recursos para que el organismo pueda llevar, si es necesario, intensas conductas motoras. Esta activación poco útil en un entorno industrializado, donde se requieren más las respuestas cognitivas. Presentan la agravante de desgastar al organismo.

Las estrategias de afrontamiento de estrés pueden ser,

Las respuestas motrices básicas ante situaciones de estrés son,


  • Las adaptativas reducen el estrés al mismo tiempo que promueven estados de salud a largo plazo. 
  • Las desadaptativas reducen el estrés a corto plazo pero con importantes deterioros para la salud a largo plazo. 

En la mayoría de veces el valor adaptativo de una respuesta depende del tipo de situación y las circunstancias en que se aplica. 

También están las respuestas motrices que mitigan los efectos nocivos del estrés: Los hábitos de conducta saludables propician un estado físico favorable, haciendo al individuo más resistente a los efectos negativos del estrés. 

Aspectos fisiológicos:

Las respuestas fisiológicas activadas y los órganos implicados están en función del tipo de estimulo estresor y de la valoración que de él hace la persona. El mantenimiento de una respuesta de estrés, una vez que se ha activado, dependerá de que el sujeto siga percibiendo la situación como estresante y busque una solución. Cuando la situación de estrés ha finalizad, sea por haberla solucionado la persona o por otras causas, o mejor, cuando el sujeto percibe que lo ha hecho, se pondrá fin a esta respuesta. 

Condiciones ambientales que generan estrés (Fuentes de estrés):

El estilo de vida de la persona, su profesión, familia, relaciones sociales, aficiones, pensamientos, expectativas…..determinan en gran parte las demandas a que se verá sometida, facilitando en mayor o en menor grado la aparición de situaciones de estrés. 

Sucesos vitales intensos y extraordinarios.


Hacen referencia a cambios importantes en la vida de las personas. Este tipo de acontecimientos exigen al organismo un trabajo de adaptación muy intenso. En los casos más extremos, cuando la persona experimenta acontecimientos traumáticos que implican la amenaza o la ocurrencia de lesiones graves o 
muerte, para el propio sujeto o para otros, pueden dar lugar a un trastorno por estrés agudo (durante el primer mes tras el trauma) e incluso a un trastorno por estrés postraumático (trascurrido un mes de la experiencia traumática). 

  • Casarse. 
  • Ser abandonado. 
  • Comenzar a trabajar. 
  • Ser despedido. 
  • Sufrir un accidente de coche. 
  • Perder a su ser querido. 
  • Separarse. 
  • Sufrir un infarto….etc. 

Sucesos diarios estresantes de menor intensidad. 


Existen múltiples situaciones de la vida cotidiana que generan estrés. Son múltiples situaciones que se repiten en el quehacer cotidiano. Dado lo habitual de estos estresores, pueden provocar mayor cantidad de respuestas de estrés y producir más efectos negativos, psicológicos y físicos que los que pueden generar acontecimientos extraordinarios y poco corrientes. Se trata de demandas irritantes, frustrantes y perturbadoras que en alguna medida caracterizan las interacciones con el ambiente.

  • Aguantar un atasco de tráfico. 
  • Fumar. 
  • Discutir con la pareja, con la madre, con el hijo…..etc. 
  • Sufrir varias interrupciones durante la jornada laboral que impidan trabajar eficazmente….etc. 

Situaciones de tensión crónicamente mantenida.

Situaciones que se mantienen durante periodos de tiempo más o menos largos. Se trata de estresores de una elevada intensidad y persistentes en el tiempo. Son una combinación de intensidad y duración. Sus efectos son los más graves. 

  • Una enfermedad prolongada. 
  • Un mal ambiente laboral. 
  • Estar en paro durante largos meses. 
  • Una mala relación de pareja mantenida largo tiempo. 

Efectos negativos del estrés.

La respuesta de estrés no es en sí misma nociva; por el contrario, se trata de una intensa reacción adaptativa que pone a disposición del organismo una importante cantidad de recursos excepcionales. Las mejores realizaciones se consiguen en esas condiciones en las que, en general, el organismo con mayores recursos realiza mejor, de manera más rápida y precisa, y de forma más duradera, las conductas necesarias. 
Si la respuesta de estrés es excesivamente frecuente, intensa o duradera puede tener consecuencias negativas. El organismo no puede mantener mucho tiempo un ritmo constante de activación por encima de sus posibilidades, y si se mantiene más allá del límite se producirán serios deterioros a nivel fisiológico principalmente.