Entrada destacada

DEPENDENCIA EMOCIONAL

Cuando no somos capaces de ser felices con nosotros mismos y sentimos que la soledad nos embarga, buscamos rápidamente a alguien con quien ...

martes, 21 de enero de 2014

Hijos de padres divorciados.


Que supone la ruptura de una relación en una familia con hijos?

Cuando una relación de pareja se acaba, existe dolor. Dolor por el tiempo perdido, dolor por la entrega realizada a la otra persona o a la situación o simplemente liberación. En este último caso, normalmente es una relación que se termina de mutuo acuerdo. Ello no quiere decir, que en algún momento de la relación una de las partes o ambas partes, hayan sentido dolor, sufrimiento, abandono, resentimiento pero llega el momento de la valoración y se dan cuenta que es mejor seguir solos pues juntos, poco mas podrían dar.Estas son rupturas coherentes donde los conflictos se han dejado a tras y donde existe un consenso para una mejora de la vida por separado. Donde si existen hijos, la lesión para esos niños es mínima. Principalmente, acostumbrarse a que tienen dos casas para vivir y que las actividades lúdicas y de estudios se debe realizar por separado, dando cuenta de los resultados en doblete (a ambos padres)
Pero que pasa con esas rupturas que no acaban nunca y que utilizan a los hijos como armas arrojadizas.
La lesividad que tiene esta actitud por parte de los padres, a los hijos, en muchas ocasiones es irreparable. El resentimiento que entra en juego, en muchas ocasiones en estas rupturas, provoca un malestar significativo en los adultos. Como respuesta, ataques a través de aquello que sabemos que le duele. Tu quieres participar en las actividades ordinarias de tu hijo, hija. Pues ahora no va a poder ser y si quieres, se recurre al chantaje, necesita x cosas y las debes pagar tu....ejemplos como estos está inundando los juzgados. Sin pararnos a pensar si realmente, el hijo o la hija necesitan de este cruce de habilidad adulta para el enredo.

Qué necesita un hijo de padres divorciados?

Un hijo de padres divorciados lo que necesita es una mayor vinculación por parte de los padres, a su vida. Se han separado los padres, los hijos no se han separado de los padres. Son ambos progenitores los que han decidido romper una relación que ya no les satisfacía. Con lo cual, se necesita por separado, por parte de ambos padres, mayor implicación individual con el hijo, hija. Seguimiento diario de lo que hace el menor, el adulto (cuando ya ha crecido) se divorcian los adultos. Nunca nos podremos divorciar de nuestros hijos. Eso hay que tenerlo en cuenta. Cuando se habla de mayor implicación, no es mayor cantidad de objetos materiales, se habla de mayor disposición del tiempo, mayor entrega personal. Muchas veces es uno de los progenitores, el que acaba ejerciendo de padre/madre. Ante esta situación es necesario recordar
  1. que trajimos al mundo un hijo sin que él/ella lo pidiera. La responsabilidad es nuestra por lo que no debemos cargarlo con reproches. 
  2. que es nuestro hijo, no nuestra tabla salvavidas. Quiere decir, que no debemos derramar toda nuestra vida, atención sobre él/ella.
  3. Que debemos enseñarle a ser independientes. El legado que se le debe dejar a los hijos es enseñarles a manejarse en el mundo de forma independiente es decir, ser responsables de sus actos sabiendo que se tienen derechos pero que también se tienen deberes. Y que unos van ligados a los otros.

Qué necesitan los padres divorciados?

Necesitan aprender poner orden en sus vidas por separado. Primeramente disolver de forma legal cualquier vínculo que aún quede entre ellos y que en algún momento, pueda llegar a ser objeto de reproche, conflicto o enfrentamiento. En segundo lugar, entender que un hijo es un ser humano con sentimientos y que no es un objeto, que se coloca en cualquier lugar, que no estorbe o que haga bonito. Hay que decidir lo mejor para ese ser que  ha llegado al mundo, por decisión de los progenitores. Estas decisiones hay que tomarlas desde la coherencia utilizando si es necesario un mediador familiar para ello.
Y en tercer lugar, procurar en la medida de lo posible, ser personas con capacidad de pensar y de entender que es mejor el diálogo que el enfrentamiento directo. Dejando atrás el egoísmo, se puede llegar al consenso.

"El matrimonio es una barca que lleva a dos personas por un mar tormentoso; si alguno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hunde"